La ceremonia de entrega se desarrolló desde las 8:55 de la noche del martes hasta las 12:48 a.m. del miércoles

La entrega número 35 de los Premios Soberano fue más que música y chispa de la diva Milagros Germán en su regreso a la conducción de esta ceremonia. El llamado de varios comunicadores venezolanos por superar la crisis de su patria, las palabras de motivación de la “guerrera” Juliana O’Neal, quien batalla contra el cáncer; las motivaciones del reconocido conferencista mexicano Daniel Habif, y la iniciativa de la Cervecería Nacional Dominicana (#RespetaNoTePases), que busca contrarrestar los mensajes ofensivos y críticas negativas publicadas por los usuarios a través de las plataformas digitales, marcaron momentos sensibles en la gala de la Asociación de Cronistas de Arte (Acroarte) en el Teatro Nacional. El público recibió de pie y brindándole intensos aplausos a Juliana, quien no pudo ocultar su emoción a través de las lágrimas, su sonrisa y sus palabras.

“Muchísimas gracias, primero a Dios que me tiene aquí… En un mundo donde cada día es más difícil ser uno mismo o saber qué camino toma, y a pesar de que una u otra circunstancia nos hace creer que no tenemos la fortaleza para seguir o la voluntad y la determinación para luchar, personalmente puedo decir que estoy cien por ciento segura de que rendirse no es una opción”, dijo la intérprete de “Todos me miran” durante un emotivo discurso. “En un momento de la historia en que parecería que se ha perdido la esperanza, en que mucha gente se odia sin razón, donde nos hemos convertido en adictos a los likes y a las apariencias y a todo lo que eso envuelve, tengamos nuestra propia esencia, seamos diferentes, dejemos de pensar tanto en cómo me ven, qué debemos de hacer para que me acepten. Tú eres valioso porque eres importante, y aunque algunas actitudes de los demás duelen no cometas el error de tomarlo personal, no guardes rencores, no guardes rencores porque tú no necesitas equipajes innecesarios en este hermoso viaje llamado vida”, agregó Juliana durante su intervención de cerca de cinco minutos.

Estos discursos se sumaron a un total de nueve musicales que alargaron una ceremonia de entrega por casi cuatro horas, donde algunas fallas en los micrófonos, malos tiros de cámaras y varios baches afectaron por momentos la producción de Alberto Zayas. La entrega número 35 de Premios Soberano arrancó a las 8:55 de la noche del martes con un atractivo opening coreográfico del reconocido grupo Da’ Republik desde la alfombra roja hasta penetrar a la sala “Carlos Piantini” del Teatro Nacional. De esta forma se encendió el musical de La Insuperable y El Alfa, que logró suficiente vitalidad a ritmo urbano para enganchar con el público.

A no ser por el mal momento que le hicieron pasar las fallas en el micrófono al salsero Gilberto Santa Rosa, este hubiese sido uno de los mejores números. Sin embargo, en compañía de los integrantes de Chiquito Team Band en los coros, “El Caballero de la Salsa” se aferró a la paciencia para entregar sus memorables clásicos en este escenario, en el marco de la celebración de sus 40 años de carrera musical. Un segmento artístico más limpio lograron Manny Cruz, Yiyo Sarante y Ala Jaza al darle vida al segmento “Las favoritas”, donde entregaron sus éxitos del 2018. Sin desperdicio estuvo “Bachata a la dominicana”, desde que el embajador dominicano ante la Unesco, José Antonio Rodríguez, motivó con unas breves palabras la entrega musical que daría paso a las buenas actuaciones de Luis Segura, Héctor Acosta, Alexandra, Joe Veras y Vakeró ambientadas en un bar con coreografías bien diseñadas.

Brillantes las interpretaciones del maestro Danny Rivera, en un conmovedor homenaje al fallecido cantautor Anthony Ríos, y la penetrante voz de Lilly Goodman, en memoria de los artista que murieron el pasado año. No menos atractivo fue el cancionero de la boricua Kanny García, el espectáculo de Alex Bueno, en compañía de Javier Grullón, y la dosis final de Bad Bunny (con El Alfa).